Un palestino tira piedras contra su propio tejado

1 julio 2010 por Coco en Internacional

Sorpresa y estupor en la población de Ramala ante la acción de unos de sus vecinos de 19 años, Ahmed Mugabi. Según apuntan algunos testigos, el día estaba siendo rutinario hasta que una tanqueta israelí entró en uno de los barrios. Fue en ese momento cuando distintos jovenes salieron a la calle para arrojarle objetos, aunque en esta ocasión no todo sucedió como de costumbre.

Ahmed en plena antifada

Según llegó, Ahmed se situó al final del grupo y empezó a tirar piedras contra su propia casa. El ruido de las ventanas rotas alarmó a todo el tumulto, que mirando hacia atras se encontró al muchacho con un antifaz para dormir de Iberia puesto en los ojos tirando piedras contra su domicilo. “¡Estás tonto! ¡Como te pille tu madre te va a zurrar con la zapatilla!”, “¿Eres piloto?” o “¡Está de creise!” fueron algunas de las reacciones de los asistentes.

Fue en ese momento cuando el protagonista procedió a quitarse el antifaz y miró a los asistentes entre la incredulidad y el estupor por no saber qué demonios estaba haciendo mal. “¿Qué pasa?”, espetó Ahmed. Los vecinos respondieron con silencio y tan sólo su hermano realizó unas aclaratorias declaraciones: “¡Joder! ¡Le dije intifada! ¡Intifada! pero el muy mornard ha entendido antifada”.

Al parecer, el travieso Ahmed entendió que se trataba de una antifada y acudió con este elemento puesto en los ojos para arrojar piedras  El despropósito no acabó allí ya que en las filas israelíes también hubo bronca. Uno de los sargentos hebreos se encontró a un cabo jugando a la PSP despues de decirle que tomara el mando. Todo sea por la paz

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Comentarios (1)

 

  1. De hecho este tío es tan tonto que un día tiró la mano y escondió la piedra.

Deja tu comentario