Un gaditano se olvida de andar

16 julio 2009 por Xabi Luna en Ciencia y Tecnología

Máquina andadora fabricada en Carabanchel

“El derecho, muy bien, ahora el izquierdo, no, no, no, has vuelto a adelantar el derecho”. Desde la ventana del centro de rehabilitación de Guadarriver del Tambor (Cádiz) vemos como Enrique Hurtado intenta dar sus primeros pasos solo. Su terapeuta nos cuenta cómo por su centro pasan al año más de 200 personas por este síndrome de Amnesia Pedestre Selectiva (APS).

Enrique es uno más de tantos casos que sin causa aún probada deja de andar de un paso a otro. Los estudios nos muestran posibles orígenes psicológicos de diversa índole: miedo a avanzar, regresión al feto, larvasium proyéctate (o identificación con los gusanos), vértigo a la propia estatura… Según Enrique no tiene lógica, su deseo es el de caminar, pero le resulta imposible. Lo extraño es que en un 100% de los casos, los pacientes continúan andando en bici, patinando y corriendo, pero en el momento de desmontarse de la bici, quitarse los patines o dejar de correr, todos caen al suelo. Lo más extraño aún, es que el 98% se saben el alfabeto griego y el otro 2% además del alfabeto griego, conocen el pentateuco.

La cantante Kelly Forrester dejó de caminar en pleno concierto, terminó el show sentada en una silla

Las patologías son variadas, hay pacientes que se olvidan de caminar en todo tipo de superficies, pero se conocen casos de superficiefobia, es decir, no pueden caminar por todos los tipos de suelo. Está documentado ver como pacientes son capaces de caminar por la acera y desmoronarse en pleno asfalto, o el paso del parqué flotante a la alfombra. No sé sabe todavía si es el miedo a una superficie concreta o el cambio brusco que sienten los pies.

Existen numerosos tratamientos como la hipnosis, la máquina de andar fabricada por Honda y terapias agresivas como la suelta de pacientes en plena reserva de leones donde está prohibido correr. En algún caso han conseguido salir andando. Este tratamiento está descartado por el aumento de peso de los animales, y por las reclamaciones familiares al centro médico preguntando por sus parientes.

Uno de los casos más célebres de APS

Se sigue investigando pero se recomienda no descalzarse delante de un enfermo de APS, el contacto sensorial que los dedos portan debajo de sus uñas, alcanza hasta 36 kilómetros, la mínima vibración causa contagio. Una grave epidemia ocurrió con el experimento de la Universidad de Djibouti en las playas de California cuando llevaron al primer paciente detectado y los descalzaron para tratarlo con agua marina, el efecto fue inmediato, el millón y medio de personas de la playa se desplomaron en la arena, los peces perdieron el control, las gaviotas volaban en círculos y un sinfín de desastres más que se archivaron para no crear la alarma social.

Si usted padece algún síntoma como olor a mermelada de ciruela en el meñique izquierdo, se come sólo la anchoa de la aceituna y tira el resto, siente un deseo incontrolable de jugar a la petanca o comienza a deletrear el alfabeto griego cada vez que escucha la palabra cenefa, alfa, beta, gamma, delta… discúlpenme, tengo que hacer una llamada urgente al departamento de podología de Cuzco.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias que no tienen nada que ver con ésta... o sí:

Deja tu comentario