Toro Sentado por fin se levanta

30 marzo 2011 por jorjo en Internacional

Toro Sentado, conocido por ser el navajo más vago que se enfrentó al General Caster, se ha levantado de su asiento después de 17 años en su sillón preferido. La desidia que la sociedad  ha inoculado en su espíritu ha convertido al nervioso salvaje que era en tu viejo vecino del tercero.

Toro Sentado haciendo el indio

Los hechos sucedieron en el gran estado de Colorado, curioso nombre porque es más verduzco que otra cosa, en la pradera de San Isidro, territorio perteneciente a tu padre y cedido en usufructo a la tribu india de los Arapahoes. Después de comer una carne mechada de bisonte con guisantes  en su tienda de jefe del poblado, Toro Sentado se dispuso a encender su pipa para saborearla en paz, pero los guardias jurados, con la ley antitabaco en una mano y un mapache en la otra, consideraron que esa choza era de carácter público e invitaron a la celebridad a salir fuera de la tienda. Esto enfureció al héroe de guerra, que vociferó soeces improperios repetidamente, mientras  golpeaba su boca abierta con la palma de la mano. Tras esta rabieta se levantó de su sofá y salió al exterior para echarse unas caladas. Así termino con más de tres lustros sentado rascándose las bolas.

Este nativo americano, que se rumorea que es gaditano, consiguió la popularidad al protagonizar miles de películas de vaqueros y comerse, él sólo, toda la pasta del spaguetti western.  Además de sus logros como actor tragón, Toro Sentado, entró en la historia por realizar numerosas hazañas dignas de alabanzas por todos los pieles rojas del mundo. Entre ellas  podríamos destacar las numerosas luchas contra los hombres blancos, estar haciendo el indio durante dos décadas seguidas,  cortar cabelleras en un salón de belleza de Llongueras e intentar atentar contra la vida de John Wayne en 114 ocasiones. Fue acusado de promover revueltas, de pintar grafitis en el fuerte del Séptimo de Caballería, y de ser un cabecilla en las manifestaciones antiglobalización. Pero su vida de rebelde frenó en seco cuando le detuvieron por robar un dos caballos y fue obligado a rehabilitarse actuando en Port Aventura. Esta desfachatez le condenó a la reserva hasta el presente día.

Harto de estar en la reserva, él y su pueblo querían salir a batallar cuanto antes o en su defecto, acudir a una gasolinera para solventar este problema que les atormentaba desde la gran guerra. Esta energía reivindicativa se fue apagando poco a poco una vez que descubrió la televisión. Su impotencia guerrera y el mando a distancia hicieron buenas migas e hicieron zozobrar la vitalidad de este místico revolucionario, que hoy, por fin, se vuelve a poner en pie.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Comentarios (3)

 

  1. Oglala dice:

    Toro Sentado fué uno de los mas valerosos líderes de la Nación Sioux, no era Navajo, y vivió en Dakota del Sur. Consiguió derrotar junto a Nube Roja al Séptimo de Caballería de George Custer en la batalla de Little Big Horn.
    Muy duros tiempos de represión y tortura los que le tocaron vivir…

  2. PiroMiguel dice:

    Yo este tipejo no se como dormiría… todo el día sentado, debía de tener unos dolores en las rodillas :P

  3. Y luego le salió un imitador que aún era más duro que él. Se trataba de Toro Sentado Sobre Un Jodido Cactus. Y el tío ni se inmutaba. Una pasada.

Deja tu comentario