Se muere y ya no es inmortal

12 noviembre 2009 por Xabi Luna en Entrevistas

El cadaver de Nick tras la función

“¡Vaya espectáculo, estamos cada vez más locos! ¡Lo peor de todo es que me lo he creído y he venido como cualquiera!”. Así de molesto se manifestaba un miembro del público a la salida de un evento en directo para todo el mundo celebrado en la plaza del Ayuntamiento de Cuenca. ¿Qué ha podido ser tan increíble como para juntar a siete millones de personas alrededor de la plaza consistorial de Cuenca? Y sobre todo, ¿qué ha hecho que algo a priori sublime acabase en un fracaso tan rotundo?

Nick Flyer ha fallecido ante las cámaras de medio mundo por culpa de un vaso de leche. Antes de desvelar la causa del desgraciado accidente resumiremos por qué este hombre desconocido ha conseguido reunir y paralizar medio mundo a sus pies.

Una hora antes del accidente Enviado Especial se reunió con él y ya se posicionó desde su primera intervención:

Nick Flyer: Soy inmortal y hoy lo voy a demostrar.

Enviado Especial: Cuanto menos atrevido y arriesgado, ¿no cree señor Flyer?

N.F.: Ni mucho menos, estoy seguro al 100%. Es más, estoy cotizando en bolsa, mis acciones a mi nombre suben como la espuma, en cuanto demuestre mi afirmación me voy a  forrar.

E.E.: Sin ánimo de ofender, ¿de dónde se ha sacado esa memez de que es usted inmortal?

N.F.: Usted tranquilo, me lo dice todo el mundo, sobre todo cuando les confieso dónde lo descubrí.

E.E.: ¿Pero usted ya ha comprobado su inmortalidad?

N.F.: Comprobar, comprobar lo que se dice, no, pero cuando era pequeño comiendo en un chino, me tocó una galleta de la suerte y el papelito de dentro decía que viviría eternamente. Si eso no es una prueba contundente de mi inmortalidad… mírelo, lo tengo aquí.

(Nick nos saca un papel roñoso y arrugado (nos confiesa que de pequeño no lo cuidó  mucho hasta no darse cuenta de lo que significaba)).

E.E.: ¿Me está diciendo que basa su inmortalidad en este papelito? ¿Sabe que como este hay miles?

N.F.: Sí pero no, éste es el original, mire tiene la marca registrada.

E.E.: ¡Maaaadre mía! Usted es más merluzo de lo que pensaba. Sólo un consejo, hoy no se tire de esa torre. O sea que esto no es un montaje para promocionar una marca de coches, ni un evento sorpresa, realmente es que usted va a demostrar su inmortalidad ante millones de personas basándose en el papelito de una galleta de la suerte.

N.F.: Eso es, ni más ni menos.

E.E.: Pues ala majo, mucha suerte.

Brokers en la Bolsa momentos después de la muerte de Nick

Así dejamos a Nick una hora antes de su espectáculo, inocente, seguro y vivo, sobre todo eso. Por supuesto nos pusimos en primera fila para ver cómo un ‘pringao’ hacía el ridículo más espantoso antes miles de cámaras.

A las 19:00 de la tarde hora española, las teles de todo el mundo sintonizaban el  mismo canal. Nick estaba en todas ellas, sentado frente a una mesa a 30 metros del suelo. Como bien nos había dicho iba a demostrar su inmortalidad tantas veces fuera necesario. Lo iba a hacer una vez a la semana en directo. Hasta había creado un canal, incluso había cotizado en bolsa, era el programa del siglo, las apuestas se habían disparado. Su primera demostración sería lanzarse desde un trampolín a 30 metros hasta el suelo y levantarse acto seguido. Como medio de publicidad, antes de cada intento se comería dos magdalenas Martínez con un vaso de leche de soja. Se comió la primera, y  la segunda se le atragantó, se empezó a poner morado y como estaba tan arriba, nadie llegó a auxiliarle. Al ser alérgico a la soja, se le inflamó la tráquea y no pudo pasar el segundo pastelillo.

Y así, de esta forma tan patética, es como Nick Flyer, el inmortal más estúpido del mundo, se refutó a sí mismo de la forma más irónica.

Pero ya han comenzado las primeras y terribles consecuencias. Las Bolsas de medio mundo se están desplomando, las casas de apuestas se llenan de gente que quiere que les devuelvan el dinero, la NBC, que había comprado los derechos de imagen para los siguientes 300 años acaba de quebrar, y un sinfín de desastres más que este capullo de Wisconsin ha causado. Dos cosas hay seguras, que Nick no era inmortal y que su nombre durará eternamente.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Comentarios (1)

 

  1. Rebeca dice:

    Es el candidato ideal a un premio Darwin

Deja tu comentario