Se le caen los dedos y no puede recogerlos

8 abril 2010 por nokiero en Persons

Administrativa de profesión abocada al paro. Es el caso de María Folgueño, quien vive desde la semana pasada un auténtico drama y no por culpa de la crisis precisamente. A María se le cayeron sus diez dedos de las manos al sofá de su hogar. Desde entonces allí permanecen, dada la imposibilidad de que pueda cogerlos de ninguna manera por  motivos obvios.

La risueña María saludó a los lectores de Enviado Especial

El inesperado suceso aconteció de pura casualidad, como sucede siempre en este tipo de casos. “Me tomé un café después de comer y me dispuse a echar una siestecita”, narra la afectada. “Cuando me desperté y fui a tomar mi vaso de agua lo tiré al suele y fue cuando me di cuenta: mis manos se habían tornado en muñones”. Presa del shock, esta granadina soltera residente en Vigo volvió a dormirse por si se trataba de una pesadilla. Nada más lejos de la realidad: se metió un buen truco en el ojo al intentar rascárselo.

“En ese momento me incorporé y hallé mis dedos ahí tirados salvo uno de ellos, que continúa en paradero desconocido”, comentó. A pesar de su espontánea mutilación, María no pierde la sonrisa. “Como no podía llamar a nadie desde mi teléfono táctil ni desde el fijo (María aún conserva el clásico teléfono de ruedecita) salí al balcón a pedir auxilio. Los niños que jugaban en el parque se rieron de mí y me tiraron piedras. Fue tronchante, lo pasamos súper”.

Sin embargo, alguna que otra dificultad sí que ha encontrado nuestra amiga, en lo que asegura que es un “giro centrípeto e ignífugo de 370 grados”. “Ahora soy muy torpe tocando el arpa, que poco a poco se me va quedando sin cuerdas. Intenté jugar con mis amigas al baloncesto pero siempre me pitaban pasos al ser harto complicado botar el balón, creo que me pasaré al boxeo. Y qué decirte del aseo personal: he dicho adiós a limpiarme el culito después de defecar”, comentó.

Por último, María quiso despedirse agradecida de los lectores de Enviado Especial, a quienes creemos que manda un cariñoso saludo a través de un escueto y directo email: “Wm,fñkmldxz nobvprsaaaaaewnlk ñm,vihjkdiu T,asfokljv kmlcxzkl”.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Comentarios (5)

 

  1. Evika dice:

    jejejeejejejejeje
    Me encanta el optimismo de María, claro que sí, a pesar de no poder hacer casi nada, no ha perdido la sonrisa….AUPA ESOS MUÑONES!!!!!

  2. Héctor dice:

    Esto es Fake? de que se le cayeron los dedos?

  3. miaulo dice:

    jajajja, dios casi me meo encima

  4. Japanesek dice:

    Tranquilo Hector, seguramente se trata de alguna bacteria presente en el aire que respiramos pero la cura no demorará. :-)

  5. [...] Aproximadamente 140 palomas perdieron la vida. El anciano perdió la barra de pan y los dos dedos meñiques, que fueron a parar al estanque, donde los salvajes peces que lo habitan procedieron a su [...]

Deja tu comentario