Se confunde y vuelve a casa por Semana Santa

30 marzo 2009 por nokiero en Nacional

Equivocación fatal en la localidad guipuzcoana de Ereitza. Ricardo Cedrún, primo del glorioso y poco agraciado físicamente guardameta del Zaragoza, provocó la amputación del dedo meñique de su madre al volver a casa por Navidad siendo, en realidad, Semana Santa. La afectada se encontraba cocinando torrijas.

 Ricardo, de 35 años de edad y camarero de profesión, se vistió de militar y puso de fondo y a tope de volumen la típica y famosa cancioncilla de El Almendro, los turrones.

 Guitarrillas celestiales, pianos y violines acompañaron a la mítica letra: “Vuelve a casa vuelve, te esperamos, vuelve a casa vuelve, necesitamos, tu risa, tus caricias, tus miradas y tus manos, vuelve a casa vuelve por Navidad”, cantaba Paloma San Basilio mientras el bueno de Cedrún la tarareaba sin atinar con la verdadera letra.

 ”El susto fue de padre y muy señor, niño”, admitió desconsolada la pobre mujer, que se hallaba en la cocina preparando torrijas para la familia. “El subnormal de mi hijo se me apareció por detrás vestido de militar y me desvanecí. Sin querer me corté el dedo”, narró embriagada por el desconsuelo a su salida del hospital. Luego empezó a hilvanar palabras sin sentido alguno: “Atún, gol, zapato, aventuras, mercader, ¿caballero? Sí, gracias”.

El hijo de la afectada y protagonista del caso no ha querido hacer declaraciones a la prensa, pero Enviado Especial ha conseguido contactar con su único compañero en la cafetería, que ha preferido preservar su identidad “por si se entera Ricardo”. El motivo, según aduce el confidente, está bastante claro: “Ricardo nunca cambiaba la hora de sus relojes al horario de verano ni al de invierno y las consecuencias han sido fatales. Se veía venir”.

 El experto antropólogo confirma esta teoría: “El no-cambio de hora produce un dislate total en la vida de los sujetos que adoptan esta forma de vida y volver a casa por Semana Santa en lugar de por Navidad es sólo un ejemplo. Tenemos otros casos famosos de gente que no cambia la hora, como el de Nena Daconte, que siempre canta como si fuese una niña, teniendo ya edad adulta; el de Carlos Sobera, a quien se le mueve la ceja de formas inimaginables y sin intención alguna; o el de Constantino Romero, que es calvo y no lo sabe”.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Deja tu comentario