Pasa nueve meses de su vida esperando las olas en el parque acuático

28 mayo 2010 por Fabrian en Persons

El pueblo de Homores de Orcajuna (Cuenca), de tan sólo 353 habitantes ya puede respirar tranquilo, puesto que uno de sus vecinos ha sido encontrado en buen estado de salud después de nueve meses desde que fuera denunciada su desaparición. Al parecer y para sorpresa de todos, Juan José Benavides, de 52 años, ha permanecido todo este tiempo y sin que él mismo se diera cuenta, encerrado en las instalaciones del parque acuático Aquópolis.

Juan José por fin es feliz

Todo comenzó el pasado 2 de septiembre de 2009, cuando Juan José decidió darse un homenaje a sí mismo y pasar una agradable y refrescante jornada en el parque. Así pues abandonó su pueblo y en un par de horas ya se encontraba disfrutando de los toboganes y demás atracciones acuáticas, sobre todo de su preferida: la piscina de olas.

“He pasado todo este tiempo en esa maravillosa piscina”, afirmó Juan José emocionado “Ese día funcionaba a intervalos de 15 minutos, con otro cuarto de hora de descanso y era alucinante a la par que ameno, pero llegó un momento en que el agua dejó de moverse. Yo esperaba pacientemente a la siguiente sesión de olas, porque, a quién no le gustan las olas, las olas son lo más”.

Ajeno a que era el último día en que el parque permanecía abierto al público, Juan José esperó y esperó hasta que en la jornada de ayer, un técnico de mantenimiento lo descubrió agazapado entre una palmera de plástico y un puesto de helados.

Todo el mundo se pregunta cómo no se dio cuenta de que el parque había cerrado hacía meses, a lo que Juan José, respondió: “Sospeché que algo pasaba porque ya no había gente en la piscina, pero lo achaqué a que el tiempo no acompañaba. Y es que hay que admitir que hay veces no dan ganas de bañarse”. “Luego el agua pasó a ponerse verde, pero no le di importancia.

“Sospeché que algo pasaba porque ya no había gente en la piscina”

El agua del mar también tiene ese color y pensé que así todo era más realista. Si es que la ilusión era mucha, ¡joder!… la ilusión era mucha”. Estas fueron las últimas palabras de Juan José antes de marcharse corriendo a hacerse el carné de Parques Reunidos para volver a disfrutar este verano de su más apreciada atracción: la piscina de olas.

Desde el Ayuntamiento de Homores de Orcajuna, se muestran felices por haber recuperado a su entrañable vecino y no descartan hacerle hijo honorífico al ser la primera persona del pueblo en haber aparecido en los medios de comunicación e incluso se baraja la posibilidad de instalar una pequeña piscina de olas en la plaza del pueblo y así tener siempre cerca a J.J. Por qué no amarte, Inés, por qué no amarte.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Deja tu comentario