Nueva travesura máxima en el Bristol Rovers

24 febrero 2009 por nokiero en Deportes

Imagen de cuando le pegaron la máscara de GiJoe

El jugador del Bristol Rovers Tom Parrinello vuelve a sufrir otra trastada por parte de sus compañeros de vestuario. Tras haberle arrojado al foso de los osos polares en el día del Zoo (que todo equipo tiene); haberle amputado los dedos de las dos manos just for fun; y haber jugado el partido contra el Cheltenham todos sus compañeros con una careta con la foto de su cara, estos se la han vuelto a liar.

Un grupete de jugadores (los titulares) le amordazaron el pasado viernes tras la conclusión del encuentro contra el Mansfield. Otros (los suplentes) le maniataron y patiataron, mientras que el resto (los no convocados) le colocaron las botas con Superglue Extreme por dentro y ataron sus cordones con una lazada doble. Tras todo esto, Tom fue desatado y desde entonces no ha podido quitarse las botas ni siquiera para dormir. Y es que, la lazada, es imposible de desatar sin dedos, como todo hijo de vecino sabe, y, aunque así se hiciese, despegarse las botas de los pies es absolutamente imposible. “Estos chicos, desde luego, son unos traviesos”, concluyó Parrinello en su última rueda de prensa.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Deja tu comentario