Le secuestran y le liberan por pesado

26 abril 2010 por Cready en Nacional

Mateo, presentándose al guardia que custodia la puerta de la comisaría a la que fue conducido

Mateo Pincharratas, un joven de 30 años residente en Madrid, fue víctima de un extraño pero afortunado secuestro. Afortunado porque sólo duró una hora y media, momento en el que fue abandonado por sus secuestradores en una cuneta cercana al pueblo de Monzoncillo, en la provincia de Segovia.

El suceso, espeluznante como todo secuestro, nos demuestra que ser el más pesado de tu raza no es siempre un defecto, puesto que los secuestradores decidieron deshacerse de él porque no dejaba de hablar.

“En un primer momento pensamos en matarlo, pero la gente que nos contrató no quería pagar el trabajito extra y decidimos tiralo con el coche en marcha, antes de que pudiese causarnos un accidente de tráfico. ¿Qué estaba contando? No me acuerdo. Le atamos y amordazamos pero el tío seguía hablando“. Éstas son declaraciones de los agresores, que se convirtieron en víctimas de un incesante chicharreo.

Los hechos no quedan ahí para Mateo, cuyos amigos contrataron a los dos delincuentes para que se llevaran y soltasen en medio de un páramo desértico a su pesado compañero, que acabó también con la paciencia de los dos secuestradores, además de dos autoestopistas, cinco ancianos granjeros y siete conductores desafortunadamente altruistas. El último de estos, está ingresado en un psiquiátrico de la capital por locura transitoria, ya que juró que daría una muerte horrible a su improvisado compañero de viaje.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Deja tu comentario