La prima de riesgo la vuelve a liar en la cena familiar

7 septiembre 2011 por nokiero en Internacional y Nacional

La rebelde prima de riesgo sigue siendo la díscola de la familia, tal y como volvió a demostrar en la última cena familiar celebrada el pasado sábado en tu casa. Tu madre se acabó retirando porque no soporta a la que calificó como “niñata consentida” de la familia ya que, según quien te trajo a este mundo, “siempre quiere atraer todas las putas miradas hacia ella”.

La prima de riesgo, en plena cena en estado de crazy

Nacida, como no podía ser de otra forma en el caso de los primos, en la localidad madrileña de Móstoles, la prima de riesgo tuvo una infancia complicada. Volátil como ella sola siempre se vio influenciada por sus progenitores, tus tíos alemanes, que aunque no nacieron allí son rubios y con bigote igualmente rubio, lo que confirma su procedencia.

Desde su más tierna infancia ya se le consideró una muchacha muy interesada a la par que desconfiada con todos los miembros de la familia. Fruto de ello, la famosa anécdota en el día que pasasteis todos juntos en el campo cuando se subió a un poni y le azotó en el muslo hasta la extenuación al grito de “¡corre, hijo del viento, corre!”. El poni acabó desollado y sin fuerzas, por lo que fue devorado por los buitres que por allí pululaban.

Aún se recuerda en la familia cuando la prima de riesgo quiso llevar a la cena familiar de 2008 a sus colegas del barrio: Moody’s, Fitch, el Caramierdas y el Soplaojetes. Ante la negativa por parte de la abuela, la prima se pilló un berrinche tal que huyó de casa rumbo a Grecia. Según explicó uno de sus amigos allí, su experiencia por el país heleno fue total, a tope y puliéndose todo el dinero que había ahorrado como cajera en el Alcampo de su localidad natal en fiestas no demasiado sanas.

Antes de volver a Móstoles pasó una temporada en Irlanda y otra en Portugal. En el país vecino conoció a Pepe, el futbolista del Real Madrid, quien le enseñó a pegar hostias como Dios manda, técnica que no dudó en utilizar en la pasada cena familiar. Fe de ello puede dar tu padre, víctima de sus maleducados improperios. Desde ese día se encuentra castigada en su habitación sin salir, pero no dudamos de que la alocada prima volverá a hacer de las suyas muy pronto.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Comentarios (1)

 

Deja tu comentario