El Discóbolo de Mirón se arranca y hace un espléndido lanzamiento

8 julio 2009 por kronfleis en Deportes y Entrevistas

El canon de los playmobil está basado en el Discóbolo

Por fin, el Discóbolo, tras siglos aguantando su herética postura, se decidió y realizó un grandioso lanzamiento que arrancó aplausos y admiración de propios y extraños. Las reacciones no se han hecho esperar y muchos han calificado esta marca como “irrepetible desde Fermín Cacho”, confesó Julián, un cadi que, a caballo, visitaba el museo.

Además, aprovechando la coyuntura, el Discóbolo no perdió la oportunidad para sacarse unas fotos con la juventud y visitar la tienda de souvenirs. “No soy de gastar, pero es que colecciono lápices y la verdad es que aquí el género es excelente, por así decirlo”. Tras la rueda de prensa, el lanzador contestó muy amablemente algunas de nuestras preguntas.

Enviado Especial: ¿Por qué tanto tiempo?

Discóbolo: ¡Uf!… Es difícil de explicar. Yo estaba preparando mi lanzamiento y mi maestro, Mirón era muy duro conmigo. Me castigaba, me humillaba… me decía de todo…que si hueles a carbón…que por qué no me ponía nunca zapatos. Yo era pobre, ¿sabes?. ¿Tienes idea de lo que costaban entonces unos zapatos en Grecia? Sólo los atenienses y sacerdotes podían adquirir esos objetos de lujo.

EE: Pero… ¿Por qué los zapatos? Ibas desnudo, ¿no?

D: ¿Eso? Ammajaha (Ríe gracilmente). Eso era un juego que teníamos en la escuela. Verás, uno aguantaba una moneda con un solo dedo. Si se le caía, otro corría por detrás y ¡Cata…

EE: Vale, vale. Me refiero.. él tampoco era perfecto, ¿no?

D: Desde luego que no. Bebía hasta caer el sol y llegaba ebrio a los entrenamientos. Era terrible. Una pesadilla.

EE: Como te afectaron aquellas noticias que hablaban de relaciones entre maestros y alumnos, homosexualidad y aquellas fiestas. Ya sabes, “togas fuera”.

D: Fue terrible. Recibí toda clase de amenazas. Pero eso es agua pasada. Ahora quiero olvidar y hacer otras cosas. No sé, cosas nuevas: Pintar, hacer de modelo, escribir mis memorias. Todo este tiempo me ha dado mucho que pensar.

EE: Cuéntanos un poco a qué te dedicabas antes.

“me gustaba mucho de escupir desde las alturas y los huecos de la escalera”

D: Antes de convertirme en Discóbolo trabajé muy duro para ser lanzador. Quería ser el mejor lanzador de Grecia. Lanzaba de todo: martillo, disco, yogures y huevos desde el balcón… me gustaba mucho de escupir desde las alturas y los huecos de la escalera… eso era lo que más me gustaba lanzar.

EE: Increíble. Háblanos un poco de la relación con tu padre.

D: Era un ciudadano nuevo. Ya sabes, era antiguo esclavo y le regalaron la libertad. La consiguió al ganar una apuesta. Decían que no era capaz de luchar a muerte contra un mapache. Fue terrible. El mapache le atestó una brutal paliza  y mi padre perdió un ojo. El mercader se apiadó y le concedió la libertad. Al cabo del tiempo hizo algún dinero con la cría de cabras y trabajó durante años en el sector del yogur griego. Hasta hoy. Vamos, comerciante de toda la vida.

EE: Cuéntanos alguna anécdota.

D: Diablos, hay una que me gusta mucho de contar. Estábamos en el Ejército y Flaupides, mi compañero, robó un zorro. El capitán se dio cuenta y claro, éramos espartanos. No podíamos robar. Estábamos en fila y mi compañero tenía al animal dentro de la toga, rasgándole las tripas. Aguantó y no dijo nada para no ser delatado. Claro, no pudo más y se desvaneció. Tenía más miedo a la represalia que prefirió el dolor del zorrillo comiendole las tripas. Se murió. JAJAJA JAJA JAJA

EE: Eres un gilipollas

D: ¿Perdona?

EE: Háblanos de tu libro.

D: Sí, se va a llamar ‘Discóbolo adentro’ y trata de mmm bueno (sonríe), es un poco autobiográfica. Es la historia de un chico que es de piedra, de mármol quiero decir. Y claro, no puede moverse ni caminar. Antes era atleta y era lo más pero ahora está condenado a no caminar. Es una lucha por pedir dignidad, ¿Sabes? Por pedir una muerte digna y que le dejen morir  en paz.

EE: Pero eso ya existe. Se estrenó como película y ganó los Goya. ¿No será que eres un fraude?

D:¿Perdona?

EE:No nada. Muchas gracias y buena suerte.

D:Gracias a ti y suerte con la web. Os leo siempre que puedo.

EE: Mentiroso…

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Comentarios (2)

 

  1. stefany torrealba dice:

    el discoburo de miron es un arte bien echa

  2. Julieta dice:

    Son unos idiotas :)

Deja tu comentario