El 90% de las cebollas rompe a llorar cuando su pareja se quita la ropa

13 abril 2011 por jorjo en Ciencia y Tecnología

Inquietante resultado ha dado la última encuesta realizada por Sigma Dos. El 90% de las cebollas españolas rompe a llorar en cuanto su pareja se comienza a quitar la ropa. Extraña reacción que puede dar explicación a la baja natalidad y a la ya conocida deficiente vida sexual de estas verduras.

Una cebolla afectada por este mal corre despavorida

Todas las plantas herbáceas bienales elegidas para ser preguntadas conviven con su pareja y  consideran su relación estable y socialmente satisfactoria. La sexualidad es otro cantar para nuestras amigas las cebollas. A pesar del viejo y manido dicho repetido a menudo por tu padre que aludía que la ingestión de cebollas ayudaba a hacer crecer lo que rima, la cruda verdad es otra y se empieza a considerar este ser vivo en grave peligro de extinción. Millones de cebollas, al enterarse del alto porcentaje de llorones entre sus iguales, han salido corriendo despavoridas y disparatadas por la calle, por lo que se creía que los franceses habían vuelto a volcar un camión. Nada más lejos de la realidad. El gremio cebollero tiene miedo y así lo expresan a la sociedad.

Enviado Especial ha podido charlar con una de las afectadas, mostrando públicamente su impotencia y tristeza ante el problema. “Todo el día disolviendo acido úrico, luchando contra infecciones y ayudando a tu madre en la cocina, para luego regresar a casa y no poder amar a tu chica porque es contemplarla y empezar a gimotear como una colegiala. Queremos igualdad entre las verduras y hortalizas. Esto no le pasa a los nabos”. Estremecedora confesión que explica la alarmante situación que viven diariamente estos llorones ingredientes de acompañamiento.

Sólo existe una atracción sexual en este mundo a la que no se pueda resistir un calçot.  La cebolla caramelizada no produce lloros ni quejas y siempre hace que la cebolleta esté a punto. Es verla y se olvidan de lloriquear, pero gimen de otra manera muy distinta.

Este síndrome no se da solo en verduras, también se han documentado varios casos en seres humanos. Todos los ligues de Ana Obregón, tu vecino y David Bustamante lo han padecido. Actualmente y desde que contrajo matrimonio, este mal aflige al marido de Belén Esteban y los médicos han desechado toda vacuna y tratamiento por lo que tendrá que vivir con este síntoma hasta que la muerte los separe.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Deja tu comentario