Dos bolardos se abrazan después de años separados por un metro

11 mayo 2011 por jorjo en Nacional

El amor se abre paso a codazos en esta vida podrida y sin ética. Una vez más, ante las adversidades sociales, surge el flechazo y triunfa la pasión. Dos bolardos se han abrazado y jurado amor eterno después de llevar más de 30 años separados por apenas un metro. Esta muestra de cariño ha sido aprovechada por un pícaro motorista y se ha colado en la acera para aparcar.

La pareja, antes de desatar su pasión

Los dos postes de hierro, que desempeñaban en una calle del centro de Madrid su trabajo diario de impedir el paso a vehículos, llevaban compartiendo pavimento más de tres décadas y aunque se notaba en sus miradas que ambos sentían un gran deseo, nunca se habían atrevido a hablarse. ¿Exceso de timidez o falta de copas? Nunca lo sabremos, pero si nos hemos enterado de dónde se oficiará la boda. Será en las obras de la calle Serrano, donde habrá un gran banquete de arena y barra libre de guijarros para los invitados. No insistas, tu padre no está invitado.

No todo ha sido un camino de rosas en su búsqueda de la felicidad. Declaraciones del novio nos muestran lo dura y ardua que es la vida del gremio de los bolardos. “Nuestra situación es difícil, vivimos peligrosamente, siempre expuestos a un accidente. Este año han fallecido en acto de servicio 715 compañeros nuestros, de los cuales 512 fueron víctimas de tu hermana. Nos jugamos la vida como María Teresa Campos, día a día.”

Pero también existen detractores de estas relaciones. El viejo de tu barrio al que los bolardos le realizan diariamente entradas escalofriantes a la altura de la espinilla ha sido claro al respecto. “Esa unión es inmoral. Si dejamos que tengan acceso al amor dejaremos de tener fronteras en los espacios peatonales y el mundo será de los coches”. Tras estas palabras llenas de furia, el yayo de tu vecino se despojó de todas sus viejunas ropas y salió corriendo despavorido mientras vociferaba “Soy un mapache, soy un mapache, acaríciame”. Visión que podríamos habérnosla ahorrado de haber ignorado a nuestro redactor jefe que nos azuzó para entrevistar a este viejo gruñón. Eduardo Inda, eres un pazguato.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Deja tu comentario