Dar palmas acorta los brazos

20 abril 2009 por nokiero en Ciencia y Tecnología

Un grupo de bracicortos en plena faena

Nuevas y reveladoras conclusiones las del reciente estudio del Dr. Johnson y su equipo de expertos finlandeses. Éste demuestra cómo aplaudir reduce considerablemente el tamaño de los brazos. Además, se confirma que “si las palmas se dan mal, el riesgo puede ser incluso hasta mortal”.

Se acabó ir de picnic y aplaudir a tu madre. Seguirán sin sonar palmas en el Bernabéu, ahora con más razón que nunca. Ni los más intrépidos volverán a hacer el mal chiste de ‘un aplauso’, chocando las palmas de sus manos una sola vez. ¿Y cómo agradecerle al peluquero su gran y ducha labor con las tijeras y la cuchilla? No, ya no será aplaudiendo.

El prestigioso grupo científico finlandés liderado por el Dr. Johnson anunció los resultados de su investigación el pasado 14 de abril por la mañana. A las cuatro de la tarde, Jesús, tocador de palmas en un tablao flamenco ya había perdido su empleo. “A raíz del estudio nos dimos cuenta de su bracicortismo y que ya no era el mismo, que ya distaba de ser aquel muchacho jovial de antes”, aduce el dueño del tablao.

Esa misma noche, Rodolfo Villafonte fue literalmente expulsado del teatro. “Aplaudí sin querer y el gentío se me avalanzó encima. Sé que lo hicieron por mi bien y no es rencor lo que guardo en mi corazón”. No fueron menos desdichados Isabel, Laura, Rubén y Dani, quienes también perdieron su empleo en ‘El Diario de Patricia‘, donde acudían todos los días como público con la mera labor de aplaudir cuando el regidor mandase “a cambio de un bocadillo de paté y cinco euros”.

Los italianos, en riesgo mortal

Pero si bien la amenaza principal que se cierne sobre los aplausos es el bracicortismo, existen otros riesgos más severos para ciertos grupos de población. Todos aquellos que sigan dando palmas mal, de forma estridente, ruidosa y/o desesperante, están dejando sus vidas a merced del azar.

“Esta gente se va a morir”, sentencia el adlátere de Johnson, Richard Mander, quien concluye con un ejemplo: los italianos, a quienes no duda en tildar de “suicidas“. Razones no le faltan al Dr. Mander ya que esta raza está (mal)acostumbrada a aplaudir cuando el avión en el que viajan aterriza. ¿Hasta cuándo convivirán las ovaciones y los muertos en los aterrizajes? Que Dios reparta suerte.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Comentarios (6)

 

  1. [...] [HUMOR] Dar palmas acorta los brazos http://www.enviadoespecial.es/dar-palmas-acorta-los-brazos/  por mamachichometoca hace 2 segundos [...]

  2. [...] los oídos de los asistentes. Varias turistas inglesas que presenciaban los hechos comenzaron a aplaudir emocionadas y el cura las santiguó sin que cesaran sus palmas. “¡viva Spaniaaa!” [...]

  3. [...] maneras hemos decidido que la próxima edición se realizará en unos baños, ya que los invitados aplaudían y estaban mas tiempo allí que en el salón de actos.” Comparte esta [...]

  4. [...] goyescas. Las chulapas, por su parte, formaron un círculo y lanzaron claveles a la par que daban palmas. Las hostias se sortearon con la ruleta de los barquilleros y los goyescos se las llevaron dobladas [...]

  5. [...] Entre las hazañas de Valentín figuran cortar el césped de su jardín con los dientes dos veces al mes por amor al sustrato. Probar el poder cortante de cualquier cosa afilada que encuentra en su brazo izquierdo. Tener por mascota un bidón de gasoil al que saca por las mañana atado a una cuerda y le pide que haga caquita mientras aplaude. [...]

  6. [...] indican fuentes confidenciales, uno de los altos cargos propuso en una reunión, saltando y dando palmas, intentar acabar con el paro en España y con el hambre en el mundo. Una secretaria, presuntamente [...]

Deja tu comentario