Alfredo muere de cirrosis

14 junio 2011 por nokiero en Persons

Se nos va un grande. Alfredo, el amigo al que todos vimos pedo durante las noches de los sábados y al que incluso conseguimos superar en nuestro nivel de embriaguez y -mira que era difícil según se comenta-, ha dicho adiós a la vida botella en mano y cirrosis en hígado. En su entierro, Nacho se marcó un emotivo discurso. Como no podía ser de otra forma, lo hizo estando borracho.

Alfredo haciendo el ganso

Nacido en el seno de una familia de alquimistas, Alfredo creció sin apellidos y sin pelo, ya que su padre lo hizo desaparecer sin querer al combinar diversos elementos químicos cuando buscaba la pócima que hiciese de su hijo un superdotado. Esta diferencia física con los muchachos de su entorno le hizo encerrarse en el taller de su padre. Allí jugó y jugó con el alambique hasta lograr destilar magia y bebidas alcohólicas a partes iguales.

Pronto empezaría a empinar el codo con un arte que hasta ahora ha sido referente para la juventud española. De uno pasó a dos y de ahí al enésimo pedo por las calles de tu barrio. Eses, zigzags de inigualable estilo, una caída de ojos sublime, excusas a sus padres los alquimistas en las que afirmaba que alguien le había echado algo en la bebida… Todo un ejemplo que han imitado muchas generaciones en España.

A los 32 años conoció a Nacho en un bar y desde entonces nunca se separó de su lado. La pareja de titanes pronto topó con otros dos elementos formidables: Pichote y Abundio. Las trastadas del grupo no tardaron en maravillar a propios y extraños. Inolvidable anécdota la que protagonizó el bueno de Pichote metiendo su miembro viril en un bote y diciéndole a su madre “mira, mamá, una anguila”. De aupa también fue la de Abundio, a quien consiguieron convencer para que vendiese su coche para comprar gasolina. Acto seguido, Alfredo se la bebió y todos rieron.

Se nos va un genio, capaz de cogerse unos pedos que sólo tú has conseguido superar en algunas ocasiones y mira que el listón estaba alto. La cirrosis ha acabado con su vida y quizá sea el momento en el que te tengas que parar, analizar tu vida y preguntarte por qué si tus padres no son alquimistas  también se te empieza a caer el pelo a un ritmo bestial. Suerte.

Comparte esta noticia:
  • Facebook
  • Twitter
  • Meneame
  • Joneame
  • Tuenti
  • Bitacoras.com
  • MSN Reporter
  • Google Bookmarks
  • Digg
  • del.icio.us
  • Live
  • RSS
  • email
  • Wikio

¿Te ha gustado esta noticia? ¡Síguenos en Facebook!

Noticias relacionadas... o no:

Deja tu comentario